BLOG,  SALUD,  SOP

6 Hábitos que promueven tu fertilidad

¡No solo se trata de embarazo!

La palabra fertilidad significa literalmente cualidad de poder tener hijos, algo inherente a cualquier especie animal que pretenda sobrevivir.

Con este post quiero transmitirte que ser fértil no se trata únicamente de tener hijos, sino de poder hacerlo independientemente de que quieras o no. Continuamente promuevo la salud y la fertilidad es un indicador de ello, pues nos da información de que nuestro eje gonadal funciona, de que la síntesis hormonal sexual funciona, no únicamente en calidad sino también en cantidad.


El poder de nuestros hábitos

Si supieras la de cosas que puedes hacer en un solo día, una sola semana para poder mejorar tu fertilidad… ¡es de locos! Y si es así, ¿por qué a veces nos encontramos con tantos problemas para tener una regla regular, sin dolor o molestias graves, embarazados deseados de forma natural, etc? Porque llevamos una vida que no corresponde con nuestra evolución, con nuestra naturaleza y desarrollo a lo largo de los milenios.

Nos hemos alejado con la occidentalización de lo que necesitamos. Así, voy a hacer un breve recogido de 10 hábitos que puedes empezar a hacer desde hoy para mejorar tu salud reproductiva y tener una mayor calidad de vida.


1. Alimentación fértil

Nutrirnos implica aportar a nuestro cuerpo todas las vitaminas, minerales y energía que necesita no solo para sobrevivir, sino para funcionar a pleno rendimiento.

Para lograrlo, podemos destacar estas 6 claves que te expongo en el siguiente post de instagram: pincha aquí.


2. Rutina de sueño

El descanso es igual de importante que la alimentación o el deporte. Muchas veces no lo tenemos en cuenta y es una incógnita fundamental de la ecuación.

La mejora del descanso la podrás notar cuando mejores la alimentación si tienes un déficit de triptófano por ejemplo (precursor de la serotonina y melatonina), cuando incorpores movimiento a tu día (necesitamos contraste entre actividad e inactividad) y, muy importante, elimines pantallas antes de dormir y la cama la utilices exclusivamente para lo que es, descansar (tener TV en la habitación es muy mala idea).

Utiliza por ejemplo un libro para relajarte, velas para meditar o algún aceite esencial. Yo incorporo a mis rutinas un par de tilas y me funciona fenomenal para aumentar el sueño profundo.


3. Actividad: movimiento y deporte

Son dos cosas distintas:

  • El movimiento es todo lo que mueves tu cuerpo para desplazarte: levantarte, andar de un lado a otro, subir escaleras en lugar del ascensor, pasear…
  • El deporte es aquella práctica de menor duración en tu día o semana pero más intensa y puede ser cardiovascular, más «muscular» como la fuerza o ambas (lo ideal).

La actividad no únicamente te ayudará a descansar más y mejor, sino que te ayudará a mejorar tus ciclos en casos de alto tejido graso y desregulación hormonal, síndrome metabólico, resistencia a la insulina… Te dejo un par de post sobre ello: aquí y aquí & un vídeo de instagram sobre el ciclo menstrual y el deporte.


4. Controla el estrés de tu día a día

No es tarea fácil, de hecho creo que es de las cositas más complicadas que podemos hacer porque cuesta mucho identificar qué nos genera estrés o incluso saber que estamos estresadas cuando llevamos mucho tiempo así y hemos normalizado.

Aquí la mejor estrategia para ayudarte es meditar (en mi cuenta de IG tienes en «guías» varias meditaciones básicas para lograrlo) y te lo digo con ciencia que lo respalda y experiencia personal. Además hay otras 4 estrategias que a mí me han ayudado mucho, así que te dejo el recopilatorio completo aquí.


5. Peso ideal

Como hablaba en el punto 3, el tejido graso es un órgano endocrino y tanto su exceso como su defecto nos acarrean o pueden acarrear problemas con el ciclo menstrual.

Por ejemplo, es muy frecuente ver en obesidad y sobrepeso un hiperestrogenismo asociado, con déficit de progesterona, dificultad para ovular y tener un ciclo sano. Si nos vamos al extremo opuesto, en casos con bajos % graso nos encontramos con la famosa amenorrea hipotalámica u otro tipo de desregulación (ciclos más largos, anovulaciones…) y es porque no tenemos sustrato energético ni estructural para la formación de hormonas sexuales.

Por tanto, ¿cuál es mi peso ideal? El que te permita tener un ciclo regular, ovulatorio, sano y sientas una energía continua durante el día. En este vídeo te explico más.


6. Elimina el tabaco y el alcohol de tu vida

Son dos tóxicos que fomentan directamente la desregulación hormonal y, sobretodo la anovulación, la resistencia a la insulina y el hiperestrogenismo (también en algunas mujeres el hiperandrogenismo).

No son hábitos que te aconseje moderar o guardar en el cajón de tu fertilidad. En mi guía Arrojando Luz los comento más en detalle para este colectivo de mujeres y en este post puedes informarte más sobre cómo impacta el tabaco en tu salud hormonal.


Muchas veces creemos que pruebas complementarias pueden darnos verdad de la situación que estamos viviendo, analíticas por ejemplo que pueden decirnos qué nos pasa y cómo proceder. Y te diré una cosa amiga mía: nada desregula más tu salud que tus hábitos.

También debes saber que muchas mujeres hacen todo lo que está en sus manos y conocimientos (Y la de su profesional) para que todo marche, y tarda un poquito más en llegar ese resultado deseado. Aquí lo único que puedes hacer es tener paciencia, confiar o cambiar de estrategia si crees que no es la dirección correcta.

Si quieres contar con mi ayuda, solo tienes que escribirme a sarajirala@gmail.com

¡COMPARTE!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺