SALUD,  SOP

La meditación como herramienta para gestionar el estrés

¿Hasta qué punto puede ayudarnos esta práctica tan famosa en nuestro día a día?

El mindfullness está cada vez más de moda, y me gustaría contarte por qué. Significa literalmente “atención plena” por lo que toda práctica en la que apliques esta acción será mindfullness.

Dicha atención conlleva dos acciones:

  1. Contemplación de la realidad, de nuestro mundo, de lo que sucede ahora y aquí.
  2. Aceptación de esa realidad, sin juicio.

¿Qué beneficios nos trae? ¿Cómo podemos gestionar mejor el estrés?

¡VAMOS A VERLO!


Beneficios de la meditación

Esta práctica trae espacio a nuestra vida. Me costó entenderlo al principio, pero cuando llevas un tiempo practicando, lo entiendes.

Llenar la agenda para sentirnos productivas o por necesidad es muy habitual, hasta el punto que no nos damos cuenta que carecemos de espacios en blanco dentro de nuestro día a día o nuestra semana para “Lo que sea”, generando un estrés que ni siquiera vemos porque no tenemos perspectiva. ¿Te suena?

Yo solía hacerme una rueda de 24h y la llenaba de cosas para que no se me escapase ni un minuto de mi tiempo sin hacer nada que no fuese productivo y me llevase a mis objetivos. Meditar o no hacer nada puede ser uno de esos objetivos, pero seamos realistas, pocas personas se llenan la agenda de espacios para meditar o no hacer nada de forma CONSCIENTE (no hacer nada en la inconsciencia no libera ni aporta paz o bienestar).

Por tanto, meditar aporta ESPACIO. ¿Para qué? Para lo que necesitemos:

  • Para crear algo, ideas nuevas, dejar que nazcan de nuestro subconsciente.
  • Para relacionarnos con nuestras emociones, aquellas que no escuchamos y nos generan unas sensaciones que no sabemos explicar porque no podemos entender.
  • Para aprender a aceptar las cosas tal y como son. Esto lo conseguimos con el tiempo al relajar nuestra energía y volviéndonos más neutras/imparciales.
  • Para clarificar el pensamiento. Cuántas veces sientes que te estancas en un mismo pensamiento o idea, aquello que no te deja dormir o poner foco en tu trabajo, o simplemente estar bien. Cuántas veces hemos derivado de una idea a otra que no tiene nada que ver y perdemos el origen, entramos literalmente en una deriva de pensamientos.
  • Para ganar foco en lo que queremos hacer. Cuando hemos conseguido el punto anterior, ganamos foco en lo que sea.
  • Para aprender a pasar a piloto manual desde el piloto automático en el que vivimos sumergidas.

Controlar nuestros pensamientos para controlar nuestro día a día que, al fin y al cabo, es nuestra vida.


¿Cómo empiezo?

Si estás leyendo esto antes del lunes 11 de enero, puedes empezar el reto de enero de meditación guiada Arrojando Luz desde la inscripción del grupo privado de Facebook. Recuerda que solo puedes acceder si tienes la guía Arrojando Luz o la compras desde la tienda aquí.

También comentar que haremos un reto gratuito mensual, de diferente temática para cultivar un hábito saludable cada 4 semanas durante todo 2021. Todo desde el grupo privado de Facebook.

Si por el contrario no tienes la guía y no la necesitas o estás leyendo esto después de las fechas de inicio del reto, puedes hacerlo desde alguna asociación, alguna cuenta de Youtube o por tu cuenta simplemente NO HACIENDO NADA, prestando atención a lo que estés haciendo.

Por que sí, puedes hacer meditaciones tanto si haces algo como si no haces nada. A veces, nos es más sencillo empezar a cultivar la atención plena mientras hacemos tareas de rutina como ducharnos, como caminar o descansar en la cama en lugar de sentarnos con intención de “no hacer nada”.

Si necesitas más información sobre diferentes tipos de meditación o cualquier ámbito relacionado puedes preguntarme directamente en sarajirala@gmail.com o dejarlo en comentarios 🙂

¡COMPARTE!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺