BLOG,  Mujer,  SALUD,  SOP

Microbiota y ciclo menstrual

La microbiota se considera un órgano más, es ese conjunto de microorganismos (hongos, bacterias, virus) que habitan en nuestro organismo y tienen un peso de nada menos que 2 kg (sí, sí… ¡no son tuyos!). Somos literalmente un ecosistema, como ves… jamás estamos solas.

¿Y qué repercusión tiene sobre nuestras hormonas? A priori puede sorprendernos que entes tan pequeños puedan incidir en nuestra ciclicidad. Vamos a desgranarlo por partes a lo largo del artículo, para entenderlo mucho mejor y que sepas que van más allá, pues nos influyen a nivel mental, metabólico, inmune, eliminación de metales pesados, etc.

En el cuerpo humano todo se relaciona y ejerce influencia lo uno en lo otro, vamos a centrarnos en la microbiota y el ciclo menstrual. Primero, te aconsejo leer esta serie de artículos sobre el ciclo y las hormonas implicadas para entender mejor lo que explicaremos hoy: guía completa, alimentación y ciclo menstrual y hormonas y cerebro.


Microbiota intestinal

Esos microorganismos que mencioné anteriormente están repartidos en diferentes tejidos corporales, siendo la piel y el intestino los principales órganos en los que habitan.

Concretamente la microbiota intestinal es la que mayor repercusión tiene en el ciclo menstrual, así que a partir de ahora me referiré a ésta cuando la mencione.

La salud intestinal está muy relacionada con estos habitantes, los cuales realizan importantes funciones como:

  • Síntesis de algunas vitaminas (b12 o K)
  • Fabrican algunos neurotransmisores como la serotonina (¡el 80% se fabrica en el intestino!)
  • Forman parte de la digestión y eliminación (por ello cuando tomamos pre- o probióticos como encurtidos o kombucha notamos mejora en ambos procesos)

El estroboloma lo explicamos aquí, ese conjunto de microorganismos que nos influencian en el metabolismo de los estrógenos.


¿Por qué es tan importante el metabolismo de los estrógenos?

Por que un exceso de éstos puede desencadenar ciclos largos y déficits de progesterona, siendo imposible un correcto equilibrio entre ambas hormonas y muchas dificultades para ovular correctamente o muchas probabilidades de padecer síndrome premenstrual. El defecto también es patológico cuando no estamos en menopausia o lactancia, por lo que debemos siempre mantenernos en el rango correcto y para ello el estroboloma juega un papel base.

¿Cómo actúan estos bichitos en nuestros estrógenos?

El viaje de los estrógenos empieza en los ovarios (nuestra principal fábrica aunque no exclusiva) y mediante el torrente sanguíneo actúa allá donde haya receptores: pechos, cerebro, endometrio, riñones, huesos, corazón, pulmones, endotelio (pared vasos sanguíneos)… Y acaban por inactivarse en el hígado para finalizar su función y poder ser eliminados en el intestino.

¡Aquí entran en juego nuestras bacterias! Si tenemos un buen equilibrio, los estrógenos en formato «inactivo» son eliminados junto a las heces. Si padecemos algún tipo de disbiosis o desequilibrio de la flora bacteriana, el viaje de los estrógenos no finaliza así.

En lugar de dicho final feliz se reutilizan los estrógenos supuestamente inactivos y se reutilizan pasando de nuevo a la circulación sanguínea y ejerciendo de nuevo efecto sobre los órganos con receptores. Este proceso es interesante durante la menopausia y por ello existe, pero en otros contextos es un problema.

La beta-glucuronidasa

Se trata de la enzima que reactiva los estrógenos inactivos intestinales y que supuestamente iban a ser eliminados.

Como en todo, en el equilibrio está la clave. Si hay demasiada beta-glucuronidasa habrá exceso de reactivación y reabsorción estrogénica, por ende, hiperestrogenismo (más aquí).

Además, también absorberemos con más facilidad tóxicos como disruptores endocrinos, unas sustancias que actúan como hormonas en nuestro organismo y empeoran el cuadro anterior.


¿Cómo podemos actuar para mantener el equilibrio?

Manteniendo una mayor diversidad bacteriana en nuestro intestino, en esto coinciden la mayor parte de estudios (ejemplo): si nuestro estroboloma está equilibrado, su actividad enzimática también y con ello la reabsorción y reactivación estrogénica.

Mis opciones favoritas para lograrlo es enriquecer los platos con frutas y verduras, frutos secos y semillas, chocolate negro o cacao puro, legumbres, encurtidos y tomar diariamente un vaso de té kombucha por su poder antiinflamatorio y mejora de las digestiones.

Tienes siempre activo un cupón de 7 euros en tu primera compra de Viver Kombucha: BIONUTRI7

Si padeces dolores o fuerte síndrome premenstrual, hinchazón o gases frecuentes, ciclos menstruales largos y anovulatorios, candidiasis recurrentes, sangrados excesivos… debes replantearte algunos hábitos como es la nutrición.

Si necesitas ayuda, podemos ofrecértela enviando un email a sarajirala@gmail.com.


Bibliografía interesante y relacionada:

1.Microbiota y metabolismo: aquí

2.Microbiota y segundo genoma: aquí

3.Microbiota y sistema inmune: aquí

4.Variedad en la microbiota y salud: aquí

¡COMPARTE!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺