Estrés,  Sistema digestivo,  SOP

¿Vientre hinchado, gases, malestar…?

¿Te sientes o te has sentido hinchad@? ¿Tienes gases con frecuencia independientemente de lo que comas? ¿Tienes irregularidad intestinal, ya sea con diarrea/estreñimiento?…

Si padeces de estos síntomas probablemente se han agudizado durante la cuarentena, algo que está pasando en muchos de mis chic@s. Veamos qué puede estar pasando.


Nuestro sistema digestivo

Las causas pueden ser varias y de diferente origen. Vamos a ver primero cómo funciona el sistema digestivo y después entenderemos mejor las causas posiblemente implicadas.

Nuestro sistema digestivo es un tubo con mucha musculatura implicada para poder mover y mezclar el contenido del mismo desde el inicio hasta el final, quedándose por el camino las sustancias que nos interesan (nutrientes, vitaminas, minerales…) y absorbiéndolas, liberando las que no nos favorecen. ¿Parece sencillo, verdad? Pues hay más.

En este tubo (literal) viven de forma permanente millones de seres vivos microscópicos, a los que comúnmente se les conoce como microbiota. Teniendo en cuenta que las células de esta microbiota es 10 veces superior a nuestras propias células, parece evidente que tienen que repercutirnos a múltiples niveles. Es tanto así, que se ha categorizado como órgano metabólico.

La microbiota no solo repercute en el metabolismo, en la absorción de nutrientes o su eliminación, sino que también afecta a la modulación del sistema inmunitario (llegando a crear enfermedades autoinmunes) o en el sistema hormona. Si os interesa, lo comentamos en otro post.

Estos diminutos seres vivos (unicelulares, observables únicamente por microscopio) son bacterias, virus, hongos y parásitos, y no están flotando, sino que viven sobre una capa de células, en este caso nuestras. Es importante remarcar “una capa” porque este hecho hace que estemos MUY expuestos al medio ambiente. Para que te hagas una idea, solo hay 2 superficies que nos separan físicamente del medio externo: la piel y el tubo digestivo. La piel tiene 7 capas de células para protegernos y el tubo digestivo solamente 1. Todo lo que ingerimos afecta de forma DIRECTA a nuestro sistema por este motivo y por ello el 80% del sistema inmune está situado detrás de esta capa celular, para protegernos.

Ahora podrás entender mejor las causas que pueden provocar gases, hinchazón, malestar y hasta ansiedad.


¿Qué me está pasando?

Las prisas

Una de las principales causas de los gases o el vientre hinchado es comer deprisa y masticar poco. Al hacer esto pasan dos cosas:

  1. Introducimos mucho aire al tragar.
  2. La comida mal masticada es mal digerida: el movimiento del tubo y los ácidos del estómago pueden ayudar a digerir, pero le cuesta mucho más y se dejará partículas más grandes de lo que debería. Estos “trozos” pasan al intestino, el cual no está preparado para digerirlos y donde hay microbiota. Las bacterias intentaran metalizar esa comida pero pasará tanto tiempo allí que empezará a fermentar y producir gases, provocando hinchazón y si esto es muy prolongado, SIBO (sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado).

El mejor consejo que te puedo dar es que comas despacio, sentad@, tranquil@, masticando cada vocado unas 20 veces y respirando profundamente.

Bebidas

Beber con pajita o bebidas con gas también suma gases a la ecuación. Además, si bebemos poco, no se mueve suficiente el tubo digestivo y no se movilizan los gases que hayamos podido ingerir o generar, manteniendo la barriga hinchada.

Alimentos poco cocinados

Contra más cocinados esten los alimentos que ingieres, menor capacidad para generarte gases. Esto se debe a que el cocinado facilita la digestión y, si eres propens@ a generar gases, las primeras etapas para disminuir esto deben tratarse con alimentos más cocinados que crudos.

Fermentos

Los alimentos fermentados y los probióticos pueden ayudarte cuando primero hayas disminuido la microbiota (las bacterias son buenas pero si hay demasiadas no existe un equilibrio y la situación empeora si añadimos más con probióticos) y mejorado la inflamación (el sistema inmune del que hablábamos antes está alterado por cosas que hayamos comido, bebido…).

Algunos alimentos fermentados son:

  • Chocolate (cacao)
  • Lácteos: Kéfir, quesos, yogur
  • Vinagre
  • Pan con masa madre
  • Cerveza y vino
  • Soja fermentada: tempe, miso, salsa de soja…
  • Chucrut (col)
  • Té fermentado: té negro, Kombucha…
  • Kimchi
  • Natto
  • Encurtidos
  • Café
  • Fruta después de comer

No es malo que fermenten los alimentos, realmente es bueno porque es el alimento de nuestras bacterias, simplemente hay que tratar este desorden y tratar la causa.

Personas con cándidas deben evitar estos alimentos.

De nuevo, la solución NO es evitar estos alimentos de por vida, sino ver qué te está pasando a ti concretamente y valorar tú tratamiento dietético (por ejemplo, empezar una dieta baja en FODMAPS). Tiene solución.

Caramelos y chicles

¿Tontería? No. Quizá es de las cosas más cotidianas, que menos nos damos cuenta y creedme que puede influir mucho. Tragamos mucho aire haciendo estas dos cosas, y con lo fácil que es dejar de hacerlo los beneficios son máximos.

Intolerancias

Pues sí, puede ser a la lactosa, a la fructosa, al gluten… Con un diario de comidas puede encontrarse fácilmente esta intolerancia y mejorarla muchísimo. Cada una de ellas daría para un post concreto y no es el objetivo.


¿Por dónde empiezo?

Te dejo 7 sencillos pasos para empezar a ver resultados y, de no ser así, ponte en manos de un dietista o nutricionista para que valore tu caso.

¡COMPARTE!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺