BLOG,  SALUD,  SOP

Navidad y vida sana, ¿Compatibles?

Cuando se acercan estas fechas tan especiales a algunos les tiembla el pulso, sobretodo si han empezado a cuidarse la alimentación o en general los hábitos de vida.

Para tu tranquilidad debes saber que dos semanas con 3 días festivos no marcaran un antes y un después en tu salud si realmente te preocupas por tu bienestar y no por tu peso. Evidentemente existirán más excesos que de costumbre si has empezado a cuidarte y esto puede verse reflejado en la báscula pero igual que han venido esos kilitos, se irán y más pronto que tarde.

Voy al lío y a contarte cómo gestionarlo tanto durante las fiestas como después además de física y mentalmente.


El objetivo marca la diferencia

La preocupación principal abarca el físico, es así. Cuando lo que te motiva es la salud, sabes que te cuidas prácticamente todos los días y si el 15-20% del año te desvías un poquito no va a representar mayor problema.

Si lo que te agobia es el físico te propongo dos opciones para que estas Navidades disfrutes sin remordimientos:

  1. Seguir leyendo para cambiar el chip y que tu enfoque sea cuidarte por dentro, cultivar realmente la salud a 360º para que cualquier cosa que hagas por ti sea con un enfoque positivo y nutritivo.
  2. Seguir con el foco en el físico y entender que el balance energético es el que es: si comes o bebes más calorías de las que quemas, aumentarás de peso (líquidos primero y grasa después). Por tanto, tienes dos opciones: gastar más moviéndote más para no pensar tanto en la comida o seguir contando calorías para no pasarte. No me parece la opción más disfrutona 🙂

Enfócate en las personas, no en la comida

Cuando tengas esa comida o cena especial en estos días céntrate en las personas. Agradece mental o verbalmente estar con ellas, son un verdadero regalo. Interioriza esta verdad: somos temporales, no sabemos si volveremos a estar con esas mismas personas el siguiente año y el tiempo compartido, experiencias vividas son realmente una bendición.

Por el contrario, la comida muy probablemente estará ahí. Disponible para ti. No etiquetes en tu mente alimentos buenos o malos, cambia ese discurso por alimentos que te sirvan a tener energía o no, alimentos que te nutran o no, alimentos que te ayuden a sentirte más ligera y feliz o no.

¿De qué te sirve atiborrarte a turrón o polvorones si luego vas a estar empachada y «de mal humor» por no sentirte bien?

Come con consciencia, compartiendo con los demás y disfrutando cada bocado. ¡Es la ocasión ideal para practicar mindfull eating!


Veamos a nivel fisiológico

El metabolismo jugará un papel esencial en la regulación de las grasas, el azúcar y calorías de más que tomaremos estos días (sí, ¡me incluyo!). Vamos desgranando conceptos.

El punto de partida es importante. Si estás en pérdida de grasa y estás por encima del 20-24% de grasa corporal (hablo de mujeres, hombres sería 15-18%) comer distinto y más de lo que tu nutricionista o dietista te haya comentado no te ayudará a seguir con tus objetivos. Si por el contrario tu metabolismo es rápido, típico de ectomorfos y estás en proceso de una recuperación del ciclo menstrual por amenorrea, no te supondrá mucho problema.

Si además tienes una buena regulación hormonal (ya sabes que para ello puedes acudir a nuestra Consulta) tolerarás muchísimo mejor las comidas copiosas cargadas de glucosa y con ello picos de insulina (por ejemplo).


Algunos consejitos

Voy a darte una 6 pautas para que esas comidas tengan menor impacto negativo:

  • Aprovecha para descansar. La mayoría tenemos algunos días de vacaciones y el hecho de dormir más y mejor hará que se regulen varias hormonas que regulan el hambre – saciedad, algo que juega a tu favor. Se ha comprobado como el mal descanso aumenta el hambre de ese mismo día y repercute en la pérdida de grasa.
  • Entrena o muévete. El deporte de fuerza es el que más favorecerá a tus órganos para captar glucosa y así aumentar la sensibilidad a la insulina. Si por tu situación no puedes, opta por un entreno en casa con comba o sal a pasear (este es el movimiento menos eficiente pero es mejor que quedarte sentada en el sofá).

  • ¿Alcohol? Gran pregunta. Prioriza el vino antes que ginebra, ron… y en caso de tomarlos no los mezcles con refrescos que son las grandes cargas de azúcar. Recuerda hidratarte mucho, no solo el alcohol deshidrata sino que las comidas navideñas van cargadas de sal y hará que retengamos muchísimos líquidos. ¡Además el agua te aportará un extra de saciedad!

  • En referente a la anterior, te propongo una substitución increíblemente eficiente: la kombucha. Además de ayudarte con la inflamación de estos días, tiene un sabor muy parecido al lambrusco (sobretodo esta) y puede ser un buen regalo cuando vayas a casa de alguien o como anfitrión quedarás de 10. Y por si fuera poco, la marca Viver Kombucha (empresa de Granada) nos ofrece el cupón BIONUTRI5 para que tengas 5 euros de descuento en el primer pedido!

  • Toma un café de postre, sin leche ni azúcar que nos conocemos. Así, acelerarás ligeramente el metabolismo y el movimiento intestinal.

  • Para de comer cuando no disfrutes. Esto suele pasar, los primeros bocados son gloriosos y luego… no tanto. Aprovecha estas comidas para eso, disfrutar y controlando ese punto de saciedad que te permita quedarte bien sin estar tremendamente llena (la ley de quedarte al 80% de tu capacidad).

Recuerda que si estás en el proceso de perder peso es algo progresivo, es más importante ser constante en los hábitos de tu día a día que preocuparte por una comida.


Te dejo otros post que te pueden ser útiles relacionados con este, ¡QUE TENGAS FELICES FIESTAS!

¡COMPARTE!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺