Estrés,  Mujer,  SALUD,  SOP

Cómo ganar energía vital

¿Sabías que la energía vital es la llave para iniciar el cambio?

La energía vital es una de las herramientas principales para, no solo iniciar un cambio, sino mantenerlo en el tiempo. ¿Verdad que no podemos llevar al coche siempre en reserva? Pues a nuestro cuerpo tampoco.

Donde va tu atención va tu pensamiento y donde va tu pensamiento va tu energía. ¿Hacía dónde la diriges tú?

Vas a aprender en este post 9 formas para obtener esa energía de la que careces y así poder afrontar tus días con ganas, alegría y pasión por vivirlos.


Las 9 fuentes de energía:

1. Alimentación

Mi campo de trabajo y por el que principalmente mis chicas consiguen energía suficiente para mantener los cambios que se proponen al iniciar su camino conmigo.

La comida no solo aporta satisfacción, es la herramienta más importante para obtener la energía fisiológica (la que necesitan nuestras células). Sería como los ladrillos para construir nuestra casa, sin ellos no tenemos ni por dónde empezar, ¿verdad?


2. Descanso

Otra de las patas de la mesa. Te habrá pasado alguna vez que cuentas las horas que has “estado en la cama durmiendo” y suman 8 o más pero… ¿por qué estás cansada? Bueno, porque no solo es cuánto descansas, sino cuántos ciclos tienes y cuánto duran.

Sin el paso 1 perfectamente estructurado, tampoco podemos disfrutar de éste correctamente.


3. Ejercicio físico

El ser humano es el único animal que no se beneficia reservando energía, por ello, necesitamos un método para liberarla y cultivar al cuerpo: el ejercicio físico.

Como ya te he comentado otras veces, el entreno de fuerza es salud. Si no te gusta esta tipología de ejercicio, no pasa nada. Haz tuya cualquier actividad que te llene de bienestar y satisfacción, ese es tu mejor test de verificación.


4. Meditación

¿Sabías que en neurociencia hace años que se comprobó que mejora físicamente nuestro cerebro? Para ser concretas, promueve la neurogénesis (formación de nuevas neuronas, algo que se creía imposible en adultos) sobretodo en la zona frontal (capacidad de razonamiento y toma de decisiones conscientes).

Y lo mejor de todo es que de los 1440 minutos que tienes en un día, ¡solo necesitas 10!


5. Respiración

El récord de una persona sin respirar está en 24 minutos y 3 segundos. Podemos aguantar mucho más sin comer, sin beber agua o sin dormir. Pero el aire… ¡ES VITAL PARA EL SER HUMANO!

Privar de oxígeno a las células lleva a la fatiga, a la enfermedad y a la muerte. Por ello, respirar conscientemente nos equilibra, nos llena de vitalidad y energía.


6. Entorno

¿Sabías que somos la media de las 5 personas con las que más tiempo pasamos? Actualmente, eso implica también las redes sociales. Cuida MUY BIEN tu entorno, pues si no quieres inundarte de la energía de alguien concreto… replantéate tus relaciones.

¿Qué energía das y qué energía recibes? Importa el entorno cercano y el de tu trabajo, tu familia, amigos, vecinos… Ser consciente de la energía que aportas en cada área de tu vida te hará libre y capaz.

Poda tus relaciones como si de un árbol se tratase cada cierto tiempo las ramas viejas, las que no dan fruto, las que no te permiten ver el cielo.


7. Actitud

Ni te imaginas la energía que te resta la queja y la crítica. Deja de hacerlo. Si estás muy acostumbrada, te propongo que primero dejes de verbalizarlo y con el tiempo podrás ser capaz de dejar de pensarlo. Roma no se construyó en un día.

La segunda propuesta inmediata que te hago es que cojas tu libreta preferida y la transformes en tu “diario de agradecimiento”. Cada noche y cada mañana crea una rutina en la que escribas 3 cosas por las que estás agradecida de haber vivido y 3 cosas por las que agradeces y sientes al despertar. A mí hay días que no me sale nada (no todos los días son color de rosa) pero si me pongo a sentir en lugar de pensar, siempre hay más de 3 cosas por las que estoy agradecida: por respirar, por tener piernas que me permiten llegar a donde quiero, por tener una mente sana que me permite trabajar y compartir con los demás, por tener una familia, un cama en la que dormir…


8. Dinero

El dinero es energía, literalmente. Cuando trabajas, das tu tiempo y energía a cambio de dinero. Por tanto, elige bien dónde pones tu dinero.

El dinero puede cambiar el mundo si está en manos de personas que aman.


9. Propósito y pasión

Ya estamos en un nivel superior, en el que si no desarrollas las anteriores, te será imposible escalar hasta este nivel.

Cuando vives conectada con tu propósito sientes que todo fluye y toda tu vida se enriquece. Si esto sucede, sientes cómo generas aún más energía vital y empiezas a compartirla y nutrir tus relaciones. Te conviertes en una persona con la que es agradable estar.

La vida es demasiado corta para dejar de SER. Recuerda que somos energía.

¡COMPARTE!

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺