coronavirus,  Quedateencasa,  SALUD,  SOP

Cómo superar la cuarentena

Quiero aportar mi granito de arena para este encierro. Nada en concreto y a la vez todo de mí. Quiero que, al final de esta lectura, haya conseguido transmitirte todo lo que siento: paz, comprensión, cariño, respeto y esperanza.

¿A ti también te parece una película de ciencia ficción esta situación?

A mí desde luego que sí. Cada mañana parece un nuevo episodio de una serie subrealista. Aún así, cada día lo vivo como una experiencia nueva y me voy acostumbrando a la situación.


Zero expectativas

El lunes y martes de esta semana estuve bastante nerviosa, triste… un mar de emociones que no habían aflorado en mí hasta entonces. Y reflexionando sobre ello, me di cuenta que era por las expectativas que yo misma esperaba de los días. De forma inconsciente montaba un plan ideal para ese día y al torcerse me derrumbaba.

Y entonces aprendí que ¡STOP! Se acabó el esperar, fin. Ahora es momento de vivir cada segundo, de ir haciendo en función de las tareas pendientes de la checklist (enlace) pero sin TIEMPOS establecidos (y más con un bebé).

Al soltar toda esa tensión y control entré en una sensación de paz y bienestar que solo puedo transmitirte si tu también te liberas de ese control.


Olvida mirar las notícias a todas horas. Conéctate con el móvil para ver las novedades y deja la TV para ver series o películas.

Incertidumbre

Sí, es cierto que no sabemos qué pasará. Pero, ¿cuándo lo hemos sabido? Realmente la vida es así, incertidumbre. Estamos tan acostumbrados a planear, a preveer los pagos, los días, el trabajo, la escuela, que el sol saldrá mañana… que nos crea una falsa sensación de certidumbre sobre algo que realmente escapa a nuestro control.

Ha hecho falta un buen zarandeo para que nos demos cuenta de lo vulnerables que somos ante la Tierra y su naturaleza. Se nos había olvidado de dónde venimos y que NO SOMOS LOS REYES de este lugar, el planeta que nos acoge. Es nuestro hogar, y no lo hemos cuidado. Ahora nos está dando una lección de soberanía y debemos aprender y aceptar lo que nos está pasando.

El presente es lo único que tenemos y hay que aceptarlo como el regalo que es. Dejemos el futuro para más adelante.

Ahora es momento de surfear este mar.


Aceptación

Pues sí, mucha gente está muriendo, mucha gente está enfermando, muchas personas nos quedamos en casa para que esto pase rápido y con las menores secuelas posibles. Eso es lo que cada uno puede hacer ahora mismo y es mucho, muchísimo.

Las cosas son como son y nuestra área de influencia es la que es. ¿No he dicho nada que no sepas ya verdad? Aceptar la situación es fundamental para sentir calma.

Quizá no es tan fácil, claro. Yo también tengo familia sanitaria y pienso, mucho. ¿Pero a dónde me lleva? ¿Sirve para protegerlos? NO. Pues debo ser consciente y aceptarlo tal y como es, que eso sí me sirve para sentir respeto, comprensión y paz por la situación.


En comunidad global

Redescubrir el nuevo significado de comunidad. Siento que la conexión que tenemos los unos con los otros ahora es más fuerte que nunca, ¿tú también lo notas?

Las videollamadas nos permiten conectar con amigos y familiares a pesar de la distancia, tenemos más tiempo que nunca para poder hacer aquello que no hicimos, las grandes (y no tan grandes) marcas regalan clases, libros, ideas para hacer en casa, tenemos tiempo para hacer deporte juntos,… Realmente, ¿es o no un regalo?


Tu mayor tesoro

Poder pasar tiempo con tus hijos, pareja o mascotas, eso sí es un regalo. A principio de año quién te iba a decir a ti que estarías 24h con ellos este tiempo. Quién te iba a decir a ti que ibas a tener la oportunidad de pensar cómo entretenerlos, de comer con ellos cada día, de despertarlos con calma, de ducharlos sin prisa, de leer con calma, de mimarlos con salud…

Esto pasará y ellos volverán al cole y tú al trabajo. Disfrutad unidos ahora que podéis y, aunque a veces nos supere la situación, sabed que tiene fecha de caducidad.

El valor de lo incalculable, ese tiempo que nunca tuviste y ahora “sobra”.


La soledad

La mayoría de nosotros estamos bien acompañados. ¿Pero y esas personas mayores que viven solas? Sin ir más lejos, el otro día hice videollamada con mí abuela (está viuda) y me contó que había sacado el parchís para jugar sola. Imaginad cómo me sentí.

¿Valoráis ahora la compañía? No me creo con derecho a quejarme cuando hay personas que están muchísimo más solas, tristes y aburridas que nosotros. Por favor, sed realistas con vuestra situación y no caigáis en el victimismo absurdo como hice yo hace unos días.


El nuevo sentido de la vida

Si pienso en la Tierra, en la globalidad de la situación, jamás hemos vivido algo tan unidos. Ahora nos hace temblar algo tan importante como es la salud. Y no tiene por qué ser la nuestra, sino que nos quedamos en casa por la salud del de al lado, por el desconocido.

Estoy tan segura que ya no daremos por hecho. La comida con los amigos, la cena con nuestros padres, ese café en cualquier cafetería de madera, ese olor a pan recién hecho al salir de casa o el paseo por el campo el domingo por la mañana. Nuestros pequeños intermedios de vida ahora tan grandes.

Somos extraordinarios, eres extraordinario. Ojalá podamos volver a abrazar al mundo y hacerlo con conciencia en el bien común, ojalá aprendamos de los errores que nos han llevado a esta situación. Ojalá esto no se nos olvide y podamos transmitir el valor de la vida y el tiempo a nuestras generaciones venideras.

Ojalá pudiera darte un abrazo y hacerte sentir lo que te prometí al inicio.

Sara

¡COMPARTE!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺