Mujer,  SOP

Anticonceptivas, ¿Sí o no?

He elegido este tema porque un alto porcentaje de mujeres NO toman la píldora para lo que su propio prospecto indica: la anticoncepción.

Tapar síntomas como la amenorrea o ciclos irregulares, una endometriosis, anemias, acné, hirsutismo… ¿Hasta qué punto esto nos afecta? Veamos.

Te dejo aquí el vídeo de IGTV que hice sobre el tema.


Un ciclo normal

Un ciclo considerado normal debe tener una duración entre 25 y 32 días (hay mujeres que también es normal 21 y 35 días) y no debe ser doloroso, aunque sí molesto. La menstruación es el desprendimiento del tejido endometrial y un proceso inflamatorio (fisiológico), por lo que debe de existir cierta molestia (calambres o el clásico dolorcillo lumbar) pero no es normal ni debería serlo tener vómitos, quedarnos inmovilizadas, dolor de cabeza que impida nuestra vida normal… Si esto te está pasando créeme que tiene solución y debes ponerle fin.

Tampoco es normal estar sangrando más de 5 días, ¡hasta 7! Suele deberse a hiperestrogenismo y esto puede acarrear anemias, enmascarar problemas tiroideos y es una de las justificaciones para recetar la píldora. La duración natural de la fase de sangrado es de 3 a 5 días. Menos o más deben evaluarse.


¿Qué es el método anticonceptivo?

Incluye la píldora, el anillo vaginal, el parche… Cada vez hay más formatos pero el más utilizado es la píldora. Los diferentes tipos tienen la misma consecuencia: anular la ovulación.


No es la solución

La pastilla anticonceptiva (parche, anillo, etc.) no soluciona ninguno de los problemas anteriormente comentados y por los que acudimos al ginecólogo/médico.

Tener un ciclo menstrual es un verdadero regalo (y lo dice una mujer con SOP, ¿eh?). Por que su función no deja de ser otra que un examen mensual donde corroboramos que todo está en orden, a todos los niveles en los que actúan las hormonas implicadas en dicho ciclo:

  • La líbido
  • El humor
  • La energía
  • El pelo, la piel…
  • La tiroides (por eso cuando falla el ciclo también nos miran los niveles de las hormonas implicadas en esta glándula)
  • Los niveles de glucosa en sangre
  • ETCÉTERA

Si lo comparamos con el género masculino, ellos no tienen la posibilidad de saber si algo funciona mal en su sistema hormonal o metabólico porque no tienen este “check” y no pueden encontrar que algo vaya mal hasta que se manifiesta como enfermedad o patología desarrollada en el tiempo.

En el momento en el que tomamos la píldora anticonceptiva estamos suprimiendo el ciclo, NO REGULÁNDOLO. Evidentemente si lo regulásemos, tendríamos la posibilidad de quedarnos embarazadas y cuando a dejásemos nos vendría la menstruación normal, pero ya sabemos que esto no pasa, incluso el médico nos dice que la amenorrea es normal cuando en muchos casos fue ese mismo motivo el que justificó que nos la recetara.

¡OJO! Si se receta para la anticoncepción en mujeres con ciclos normales, lo más normal es que vuelva también inmediantamente.


Consecuencias de la píldora

Dado que a largo plazo altera el metabolismo de los tres macronutrientes (proteínas, lípidos y carbohidratos), relacionándose con mayor probabilidad de trombosis, depresión y está en estudio de si también diabetes.

Entonces, ¿Por qué nos recetan estas pastillas y, además, de forma casi indefinida hasta que queremos ser madres? Pues no tengo la respuesta, porque están clasificadas como CANCERÍGENAS desde hace más de 10 años.

Creo que debería estudiarse mejor el historial de cada paciente y recetarse para lo que son, teniendo en cuenta antecedentes y patologías previas o posibles futuras de esa mujer.


El papel de la alimentación

Como os he hablado en otras ocasiones, la alimentación es ENERGÍA. La reproducción es muy costosa energéticamente (ovular, producción folicular, desprendimiento endometrial…) y puede verse anulada o alterada con cambios que ahora veremos.

1. Índice de Masa Corporal bajo

Un IMC <18,5 se considera anormalmente bajo y aunque es más fiable hablar de % de grasa, esto repercute directamente en la capacidad reproductiva. Existe variabilidad entre mujeres y mientras que unas pueden tener un % graso muy bajo y seguir teniendo la menstruación regularmente, otras con un % más elevado pueden perderla. Esto se debe a que el tejido adiposo almacena energía, pero también es un órgano endocrino que envía señales mediante moléculas (aromatasa, citoquinas proinflamatorias…) que indican si puede darse energéticamente este ciclo reproductivo o no.

2. Obesidad y sobrepeso

Esta circunstancia nos evidencia que cuando se restringe la cantidad energética/calórica en la dieta también existe amenorrea, aun pesando 150 kg. Como vemos, existe un estrecho equilibrio que determina nuestra salud.


Y entonces Sara, ¿cuánto tengo que comer?

Eso no te lo puedo decir sin conocerte. No será lo mismo una mujer con constitución grande que pequeña, o una mujer de 40 años que una de 20. De la misma forma que una chica que entrene 6h/ semana fuerza, a una madre dando pecho con dos peques, a una sedentaria. La variabilidad y el contexto es fundamental para conocer la energía requerida.

Lo que sí puedo decirte es cómo (más o menos) debes comer para maximizar tu equilibrio.

Empieza por comer grasas saludables. El colesterol es el precursor hormonal por excelencia de las hormonas sexuales. Las pastillas anticonceptivas promueven el exceso de colesterol exógeno, almacenándose el endógeno y alterándose de nuevo ese equilibrio. Jamás debemos bajar las grasas por debajo de 1 gr/kg de peso (Ejemplo: si yo peso 56 kg, debo asegurar un aporte MÍNIMO de 56 gr de grasa/día = 504 kcal en mi dieta). Por favor, olvídate de los productos LIGHT.

Opciones: frutos secos naturales o tostados, pescado azul, semillas de chía, calabaza o girasol, tahini o sésamo tostado, aceite de oliva, de coco, de lino (en crudo siempre y sin refinar), quesos, chocolate negro (>75%), aguacate, coco…

Asegúrate de estar cubriendo tus necesidades proteicas. Las mujeres (no sé por qué extraña razón) tendemos a consumir menos proteína de la recomendada. La proteína es un nutriente estructural, necesario para formar nuevas células (regeneración) a todos lo niveles, incluido el muscular. Es también frecuente ver mujeres que entrenan y que solo comen ensaladas. Si no realizas ningún tipo de ejercicio, la OMS recomienda tomar entre 0,8-1 gr/kg de peso, y si haces ejercicio y eres mujer, entre 1,6 y 1,8 gr/ kg de peso (con el matiz que se recomienda hacerlo no con el peso total, sino con el peso de masa magra, pero esto ya es hilar muy fino).

Opciones: carnes blancas y rojas, pescados azules y blancos, huevos, lácteos, proteína en polvo, soja y derivados (tofu, tempeh, soja texturizada…), legumbres (garbanzos, azukis, cacahuetes, lentejas, alubias…), frutos secos (pistachos, anacardos…)…


Y para finalizar, como reflexión final, creo que debemos individualizar cada caso. Que tu caso no será igual al mío y que no podemos recomendar lo mismo a toda la población. Quizá las píldoras sean eficientes para el primer empujón en la recuperación anémica o quizá vaya bien durante 3 meses para ayudar en SOP y luego resetear otros parámetros.

El fin de este post es que las decisiones sean informadas y que abarques otros temas como el estilo de vida antes de querer solucionar todos los problemas con una pastilla, siendo consciente que además no solucionan nada si no vamos a la raíz del problema.

Sara

¡COMPARTE!

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺