Estrés,  Mujer,  SALUD,  SOP

¿Cómo puedo solucionar el acné?

A veces, cuando empezamos a saber más sobre un tema tendemos a creer que todo lo que pasa es debido a eso y muchas veces no es así, ya nos gustaría que fuera así de simple.

Por ejemplo, muchos brotes de acné que están habiendo ahora son más por la mascarilla que por las hormonas o la mala alimentación (el pánico de instagram y las chicas de mi consulta es real por la afectación en la barbilla, pero ya están más tranquilas jajaja).

Vamos a embarcarnos en saber qué es realmente el acné para poder ponerle solución mediante la alimentación.


¿Qué es el ACNÉ?

Se considera una patología de la piel. Quiero dedicar otro post ÚNICAMENTE A LA PIEL, porque es el órgano más extenso del cuerpo y al que, pobrecito mío, menos prestamos atención o menos cuidados le damos.

A grandes rasgos, la piel tiene 3 capas principales: epidermis (más externa, en contacto directo con el aire), dermis e hipodermis (más interna). Dentro de estas 3 capas existen nervios, vasos sanguíneos, diferentes tipologías celulares para protegernos (sistema inmune) y nutrirnos, músculo, grasa, colágeno… y glándulas.

Entre las distintas glándulas que podemos encontrar, están las sebáceas y producen sebo (como su propio nombre indica). Es muy importante su producción, pues es tu propia crema hidratante y ¡ayuda a la eliminación de células muertas! ¿Lo sabías?

Otro concepto anatómico que tienes que entender antes de darte la definición de acné, es el de poro. El poro no es más que un orificio en la epidermis (recuerda, la capa más externa de la piel) por donde salen pelitos y tiene diferentes funciones como la transpiración (es decir, tiene función de limpieza).

El acné se produce cuando el sebo queda atrapado en en el poro, se inflama e infecta.

Cuando el poro se bloquea, se crea un espacio carente de oxígeno y ese entorno es ideal para que algunas bacterias de la piel crezcan.

Esta infección bacteriana da lugar a un proceso de inflamación en la zona, siendo este el mecanismo que tiene nuestro cuerpo de intentar solventar el problema.

Recuerda, la inflamación nunca es el problema.


¿Cómo se obstruye el poro?

Como en todo, en el equilibrio está la clave.

Cuando la producción de sebo se desmadra y la cantidad de células muertas se acumula, se obstruye el poro.

Como os comenté en esta entrada de instagram, la insulina y el IGF-1 son las dos hormonas mayormente implicadas en que este fenómeno suceda con frecuencia.

En el post de la semana que viene (Acné y Alimentación 2) hablaremos del papel de la alimentación en el acné.


¿Cómo se da esta infección bacteriana?

La especie bacteriana principalmente involucrada es Propionibacterium acnes y, como hemos comentado, prolifera en entornos sin oxigeno (anaeróbicos).

Como muchas otras bacterias que habitan en nuestro organismo, ésta especie nos beneficia cuando está en una concentración adecuada. Los problemas vienen cuando crece demasiado (como pasa por ejemplo con el hongo cándida en el intestino).


Por último, la temida inflamación

De forma local, en la piel presentamos zonas con alta concentración de células inmunológicas para protegernos constantemente de cualquier agente dañino.

Cuando ocurre todo lo anterior, estas células van hacia el foco infeccioso y rompen las paredes del folículo que contiene el sebo, las bacterias, células muertas… y es cuando vemos “el grano” en la superfície.


Me gustaría acabar esta primera parte con una idea muy importante.

Es altamente frecuente que el acné sea una consecuencia de la inflamación sistémica o de bajo grado que, por ejemplo, padecen muchas mujeres con SOP no tratadas.

¡TE ESPERO LA SEMANA QUE VIENE PARA HABLAR SOBRE COMO INFLUYE TU ALIMENTACIÓN!

¡COMPARTE!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
👐¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Si tienes cualquier duda estamos aquí para lo que necesites😊 ¿Te puedo ayudar en algo? 🌺